Fernando Moreno

Viajes y Experiencias

Comparte

Factores clave para el desarrollo de un viaje de incentivos

Cuando una empresa decide invertir una parte de sus recursos en un viaje de incentivo debería tener muy claros y definidos sus objetivos: motivar, fidelizar, premiar o incentivar son palabras que pueden describir un objetivo de forma groso modo, pero es vital profundizar y detallar cada uno de los objetivos que se persiguen. Por lo tanto, son clave un trabajo previo que determine el diseño y alcance de esta acción y los ingredientes que se van a utilizar para alcanzar las metas previstas.  

No olvidemos que el viaje de incentivos debe convertirse en una experiencia gratificante y memorable para el participante, de tal forma que se convierta en una herramienta potente y rentable para la marca/empresa que invierte sus recursos. Para lograrlo deberás de tener en cuenta los siguientes factores clave:

 

La personalización de la experiencia

Tanto en el aspecto colectivo, como en el plano puramente individual, ya sea un grupo de 20 o de 100 personas. Se debe hacer un esfuerzo especial en personalizar la comunicación, los elementos, actividades, los servicios, y los momentos menos relevantes de un viaje, así como los más extraordinarios. 

Diseñar la experiencia al perfil y valores de la marca

También nos parece un factor básico el diseñar la experiencia ajustándose al perfil de los participantes de forma transversal a los valores de la marca, sin olvidarnos de las expectativas que puedan tener los mismos, porque las expectativas no van a ser las mismas si se trata de un viaje/experiencia para alguien a quien se está premiando, incentivando o fidelizando. Hay elementos comunes, sí, pero hay otros muy específicos.  

La historia

Un elemento, no lo suficientemente trabajado en algunas ocasiones en perjuicio de la experiencia, es no trabajar en profundidad el concepto del viaje (la historia) y la comunicación pre-viaje, durante el viaje y el post-viaje de forma muy creativa y con mensajes clave que nos ayuden a cumplir los objetivos de la acción.

Por nuestra experiencia, todo viaje debe de tener un guión muy elaborado que permita contar una historia donde los protagonistas sean nuestros participantes y donde la marca sea el hilo conductor de la forma más sutil que sea posible, pero inequívoca. Una historia con todo planificado en tiempo y forma y evitando cualquier improvisación. Las improvisaciones no caben en un viaje de estas características. 

En definitiva, una historia que sea inspiradora, que conmueva, que emocione y que, como cualquier película, tenga un ritmo sostenido que no estrese al participante, ni tampoco aparezcan momentos de aburrimiento. Nuestra historia debe entretener y captar la atención de los viajeros

La gamificación

Afortunadamente, hoy en día disponemos de herramientas como LebenGame©, que fusionan la creatividad con la tecnología y que nos facilita hacer desarrollos que trabajen a favor de los objetivos del viaje, de tal forma que la interacción con los participantes sea muy práctica y consiga divertir, jugar, entretener y nos ayude a fijar mensajes clave para conectar más y mejor con los objetivos y el espíritu del viaje

El destino

Por supuesto, un factor fundamental es la selección del enclave, zona, ciudad o país donde se vaya desarrollar el incentivo. En este sentido, el conocimiento del destino, con sus fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades (¡Un DAFO en toda regla!). Es un must para el éxito del viaje. Lo dicho, nada debe dejarse al azar. Por eso, un viaje de prospección es más que recomendable en viajes cercanos y de grupos reducidos e imprescindibles en grupos numerosos y/o destinos internacionales. La decisión del enclave nos condicionará el desarrollo del incentivo, por lo que debe ser decidido de forma paralela a los otros aspectos relevantes del viaje.

La operativa

Por último, la parte operativa/logística, aquella, en las que solo auténticos especialistas, nuestros consultores de viajes y experiencias, logran minimizar costes, a la vez que aseguran excelentes servicios, garantizan las mejores conexiones, seleccionan el alojamiento más adecuado, contratan los proveedores locales más competentes y fiables, seleccionan las actividades más apropiadas para el incentivo, etc. En definitiva, se aseguran de que la maquinaria operativa funcione a la perfección al servicio de un gran viaje de incentivo y de una experiencia memorable para los participantes y para la marca.

 

Leben Travel no es una agencia de viajes al uso, la faceta operativa la solventamos con presteza al igual que lo hacen otras grandes especialistas del mundo MICE, sin embargo, el gran plus (clave en el incentivo) lo demostramos en la creatividad que somos capaces de aportar a cada proyecto y en nuestra propia tecnología al servicio del incentivo. ¡Pruébanos!

 

Quizá te pueda interesar