Fernando Moreno

Viajes y Experiencias

Comparte

Eventos y viajes de incentivos: Cortos, intensos y memorables

Con estos tres adjetivos, corto, intenso y memorable, puedes calificar muchas cosas. Y entre ellas, una de las que te vamos a hablar ahora: los eventos y viajes de incentivos de un par de días, de un día, de una noche o incluso de horas. 

Cuando realizamos un incentivo, buscamos que los objetivos de la marca se cumplan. Que sus clientes y/o empleados pasen un entretenido momento y que el mensaje clave que la marca quiere aterrice en sus mentes y, si es posible, cale en sus corazones.

En estos tiempos que vivimos donde la inmediatez es lo habitual, invertir nuestros esfuerzos de comunicación en eventos cercanos, fáciles de producir y de inmediato retorno, funciona.

Lo bueno, si breve, dos veces bueno. También nos podría valer este aforismo de Baltasar Gracián escrito en 1647 en su famosa obra “El Arte de la Prudencia”. Pero no, ahora de repente, no vamos a defender como una mejor opción un evento, para incentivar y/o motivar, de horas por uno de días. Es evidente que cada formato tiene sus ventajas e inconvenientes. ¡Somos muy fans de las dos versiones!

>> Ventajas de desarrollar eventos y actividades incentivadas de corta duración: 

El formato corto a menudo conlleva menores riesgos operativos, menor coste económico, posibilidad de mayor frecuencia, mucha mayor convocatoria, mayor frescura, mayor inmediatez y capacidad de sorpresa. 

>> Ventajas de desarrollar eventos y actividades incentivadas de larga duración:

Por el contrario, no quiero obviar que un incentivo de mayor duración tiene otras ventajas inherentes a un formato que permite probablemente contar un relato con más calma, crear una experiencia vital, ligarse a un destino, convivir con los participantes y estrechar lazos con mayor profundidad que un evento de horas.  

De hecho, las exigencias de pre-producción a nivel creativo en ambos formatos son las mismas. Trabajar en un relato, contar una historia y que el participante se vea involucrado, protagonista e importante desde el primer contacto hasta el penúltimo… (Ya que nunca debe haber un último)

Por fortuna ahora en las grandes cuidades, existe una gran oferta de localizaciones que ayudan a desarrollar un evento con garantías de éxito y, que, en su mayoría, pueden ser personalizados para cada acción. La gamificación es una herramienta que se alía de forma especialmente poderosa en eventos cortos y cercanos. Tenemos experiencias imbatibles que podemos compartir contigo.

El límite lo pone la imaginación del tándem cliente vs. agencia, permitiendo el formato reducido en tiempo y cercano a un espacio de co-creación infinito para lograr que tu evento sea corto, intenso y memorable.  

Descubre cómo podemos ayudarte, ¡descubre casos de éxito que desarrollamos con nuestros clientes! ¿Hablamos? 

Quizá te pueda interesar